La ciencia lo confirma: El tomate pelado puede cambiar tu vida

Un estudio revela los sorprendentes beneficios para la salud de comer el tomate de esta forma. Como ya vimos en otros artículos la piel del tomate, y el licopeno que en ella contiene, es beneficiosa, pero no siempre es recomendable.

 

El debate sobre si es mejor consumir tomates pelados o con piel se asemeja a otras cuestiones alimentarias comunes, como la de beber agua durante las comidas o comer melón por la noche, por ejemplo. El Dr. Diego Sánchez Muñoz, especialista en Aparato Digestivo y director médico del Instituto Digestivo de Sevilla (IDI), aborda este tema desde una perspectiva nutricional. La piel del tomate es rica en nutrientes esenciales, como vitamina C, fibra, potasio y antioxidantes, que son beneficiosos para la salud en general y especialmente para la digestión. Por lo tanto, la respuesta en primera instancia es SÍ, ES BUENO COMER TOMATE SIN PELAR PARA LA DIGESTIÓN.

¿Existen excepciones?

Sin embargo, existen excepciones. Algunas personas pueden ser hipersensibles a ciertos compuestos de la piel del tomate, lo que podría dificultar su digestión o causar irritación. En estos casos, se recomienda pelar los tomates antes de consumirlos. Es importante recordar que los tomates cocinados a altas temperaturas pueden perder parte de sus propiedades, mientras que se mantienen intactos cuando se consumen crudos o al natural.

Varios estudios científicos respaldan los beneficios de consumir la piel del tomate y de otros vegetales y frutas. Por ejemplo, la piel del tomate actúa como protector contra el daño de los rayos ultravioleta y puede reducir la aparición de tumores en la piel. Esto se debe en parte al licopeno, un componente del tomate que tiene propiedades protectoras.

Comer los tomates con piel no supone ningún tipo de amenaza para la salud siempre que se manipulen correctamente

En cuanto a la seguridad alimentaria, la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) asegura que comer tomates con piel no supone amenazas para la salud si se manipulan adecuadamente

La decisión de consumir tomates con piel o pelados depende de la sensibilidad individual y las preferencias personales. En general, la piel del tomate aporta valiosos nutrientes, pero en ciertos casos, como durante brotes de enfermedades digestivas, puede ser preferible pelarlos. Mantener una dieta equilibrada y variada, que incluya tomates tanto con piel como pelados, es una estrategia saludable para aprovechar todos los beneficios que ofrecen estos versátiles frutos.

 

Fuente: https://www.lavanguardia.com/comer/materia-prima/20231002/9257469/tomate-pelado-digiere-mejor.html

 

El secreto de Agrupalmería para evitar la tuta y tener un tomate sano en primavera

Con la llegada de la primavera se incrementan las puestas de Tuta en la planta del tomate, siendo uno de los principales enemigos en la producción de este fruto

 

¡El tomate de Agrupalmería  de momento está a salvo! Si continúas leyendo podrás saber la clave para evitar la tuta y tener un tomate sano en primavera y en las mejores condiciones para consumirlo.

Qué es la Tuta y cómo afecta al tomate

La Tuta absoluta o polilla del tomate es posiblemente, junto al Vasates y la Mosca Blanca, la plaga más temida entre los agricultores. ¿Pero qué es la Tuta absoluta? La tuta es una polilla de pequeño tamaño, mide alrededor de 7 mm, que suele permanecer escondida entre las hojas de las plantas durante el día y comienza su actividad desde el atardecer al amanecer, ya que le gusta la oscuridad. Las pequeñas larvas de estas polillas producen bastante daño en la planta una vez que eclosionan los huevos y comienzan a alimentarse de néctar y savia.

La clave para prevenirla

El  principal enemigo natural de la Tuta, el chinche depredador Nesidiocoris Tenuis, ralentiza su ciclo en invierno, con la bajada de las temperaturas. El frío y la general menor incidencia de Tuta de la que alimentarse, disminuyen la capacidad reproductora de Nesidiocoris tenuis, pone menos huevos y las ninfas recién nacidas tardarán en eclosionar hasta dos meses.

Todo esto provoca que, al comienzo de la primavera, el cultivo de tomate no esté suficientemente protegido contra los primeros brotes de Tuta que surgirán con la llegada de las buenas temperaturas, ya que la población de Nesidiocoris será insuficiente para hacer frente a la aparición de la plaga. Para corregir esta situación, es necesario procurar una buena cantidad de puestas de huevos de Nesidiocoris durante el invierno o realizar nuevas sueltas al empezar el buen tiempo, pudiendo hacerlo con adultos directamente.

La clave, por tanto, para prevenir esta plaga, sería una alimentación extra de Nesidiocoris, con el fin de paliar los efectos del frío y garantizar la capacidad reproductiva de este enemigo natural de la Tuta. Teniendo claro el objetivo, expertos como Koppert, recomiendan llevar a cabo un programa de alimentación con Entofood, huevos de la polilla Ephestia kuehniella aplicados sobre las zonas más tiernas y que más luz reciben de las plantas de tomate. Si esto no fuese suficiente, se podrían hacer sueltas de individuos adultos, ya preparados para empezar a trabajar o usar la combinación de ambas estrategias.

Además de usar enemigos naturales como el Nesidiocoris, es fundamental que las estructuras no presenten agujeros para la entrada de adultos de Tuta que puedan seguir poniendo huevos y realizando su ciclo biológico. También, una vez que el Nesidiocoris haya salido de los tallos o restos de poda, es recomendable retirarlos fuera del invernadero si existen galerías de Tuta. Conviene destacar que  el retirar de la planta las hojas afectadas por galerías sin dejar a la planta desnuda si hay demasiadas,  y el introducirlas en bolsas, retirándolas al final de la jornada del invernadero, es una medida muy efectiva también para la bajada de población de Tuta. Si hemos retirado hojas con galerías,  a su vez, es conveniente que periódicamente fertilicemos con enraizante para que la planta no sufra el estrés producido por esas podas.

Si todavía tienes dudas sobre cómo cuidar de la mejor forma tus cultivos de tomate y otras hortalizas, los expertos y el Departamento Técnico de Agrupalmería te pueden ayudar.

es_ES
Add to cart